Entre la Teoría y la Práctica. Entrevista con Mengfei Wang (Mdes Harvard GSD)



Hacia un Sistema de Interpretación Neuroarquitectónica.

Hace un par de semanas tuve la magnifica oportunidad de participar como ponente en el Simposium de la Academy of Neuroscience for Architecture 2020 (ANFA 2020) de manera virtual debido a la pandemia. La ponencia que presenté se centra principalmente en la definición de un sistema de interpretación de las ciencias cognitivas con relación a su aplicación práctica en la arquitectura. Y es que la materia sigue siendo un campo por explorar, y aun existe confusión sobre los conceptos y la relación entre la neurociencia y arquitectura. 


Vale la pena aclarar que ésta relación busca analizar la información y datos que arrojan estudios del cerebro y el comportamiento humano frente a los estímulos y la percepción del medio ambiente construido. En este sentido, hay una importante formulación y tarea para los arquitectos y diseñadores, y se trata de comprender y revisar nuestra metodología de investigación de diseño, nuestras soluciones, y desde luego los estímulos generados con cada elemento arquitectónico.


El sistema de interpretación para la neuroarquitectura que propongo abarca cuatro puntos importantes.  Están basados en la relación de tratados de la teoría de la arquitectura y análisis de datos sobre estudios del comportamiento humano frente a la percepción del espacio. En este sentido, el sistema de interpretación para la neuroarquitectura esta basado en cuatro conceptos fundamentales: la semiótica, lo cognitivo, la dinámica y la Gestalt, y que nos pudieran ayudar a definir un sistema metodológico para abordar soluciones de diseño con un amplio espectro sensorial. 


Luego de la presentación de mi ponencia he sido contactado por colegas y amigos, como Mengfei Wang, estudiante de postgrado de Harvard GSD, y con quien luego de una entrevista por email, comencé una conversación llena de reflexiones sobre la materia. Les invito a leer la siguiente entrevista y conversacion por emails en noviembre 2020.


Mengfei Wang (MW): Como insinuó John Paul Eberhard en su libro Brain Landscape, las razones por las cuales estudiar la experiencia arquitectónica desde un objetivo científico podría ser difícil: "tal actividad consciente se basa en demasiados patrones históricos únicos, muchas referencias ambiguas y muestras incomparables" y "las experiencias conscientes de cada individuo se basan en su contexto cultural especial y recuerdos únicos ". Creo que el marco que proporcionas tú (refieriendose a Luis Othón), podría dar a los neurocientíficos una pista relativamente clara a seguir para comprender qué aspectos de la arquitectura tienen más sentido para los arquitectos. Pero me pregunto en qué circunstancias se podría aplicar este sistema de interpretación propuesto por Luis Othón, como un proceso de diseño arquitectónico en el que los neurocientíficos deben participar o un experimento científico en el que los neurocientíficos quisieran estudiar un determinado entorno construido.

Luis Othon (LO): Estoy de acuerdo contigo, estoy explorando un sistema que nos permitirá interpretar información sobre neurociencia y aplicarla a la arquitectura, sin embargo, nuestra capacidad para descifrar estos datos aún se encuentra en una primera fase. No creo que seamos capaces de crear una fórmula perfecta, pero realmente creo que tan pronto como seamos capaces de conectar lo que ya ha sido escrito y hecho por otros en el pasado, podremos proporcionar mejores " soluciones de diseño basadas en la investigación". En este sentido, podríamos comprender mejor el comportamiento, los estímulos, la estética, el lenguaje y la percepción humana dentro del entorno construido, y cruzarlos con las especificidades de los contextos, ideologías, culturas y convenciones, así como experiencias personales e íntimas y, por supuesto, un Narrativa arquitectónica renovada. El sistema de interpretación es un proceso para relacionar teorías de la arquitectura, ensayos, filosofías, pensamientos y estrategias que ya se han aplicado en la práctica arquitectónica, y cómo se conectan con los estudios de neurociencia, y seguir nuevos enfoques y experimentos sobre la percepción de los entornos construidos y la estimulación. del comportamiento humano.

MW: ¿Ha aplicado alguna vez este sistema descriptivo a una práctica real? ¿Cómo funcionó?

LO: En particular, trato de investigar lo que otros han hecho en el pasado. Soy un lector e investigador constante, entonces trato de aplicar lo que leo de otros, hago experimentos y creo prototipos, a veces funciona mejor que otras. El sistema que propuse relaciona las teorías con la investigación en neurociencia para crear estrategias de diseño. Me gusta pensar estas estrategias como conceptos para desarrollar ideas para "event-escapes" apoyados en estudios analíticos y científicos, y basados ​​en elementos arquitectónicos donde usuarios, clientes y accionistas participan en la solución de un proyecto. Por ejemplo, una estrategia podría ser diseñar constructos visuales (teoría) a través del enmarcar con paredes o ventanas, particularmente para enfatizar áreas, espacios e incluso actividades, y para estimular la atención o incluso la contemplación, donde el tiempo se convierte en un factor relevante para la acción sobre quedarse o salir, movimiento y exploración (psicología cognitiva), pero también pensar en los efectos de la preferencia de espacios, o incluso la felicidad, la somnolencia, la ansiedad, la toma de decisiones, etc (reacción cerebral - neurociencia). Creo que es importante sustentar esta narrativa con estudios científicos, pero también con un acercamiento lingüístico a la semántica, ideologías y memorias, y evocar conexiones sensoriales con temperatura ambiente, color, signos y materiales que los usuarios puedan reconocer como propios, de la cultura, religión, etc. Hace unos años desarrollé un restaurante usando semiótica relacionada con el contexto, los colores y las festividades religiosas; no solo como elementos abstractos de la arquitectura, sino también acercándome al sentido de comunidad y pertenencia, involucrando a artesanos y artistas locales en el proyecto y compartir valores con los usuarios finales. Estas estrategias crearon un mejor proyecto, los usuarios favorecieron el ambiente, se sintieron como en casa y en un lugar propio, se traduce en mejores experiencias en el espacio y felices retornos al restaurante. (Quizás los clientes liberen endorfinas cada vez que regresan a este espacio - evocación de recuerdos de momentos agradables)

MW: Los cuatro constructos conceptuales del sistema descriptivo se denominan: "La semiótica", "La gestalt", "La dinámica", "Lo cognitivo". ¿Crees que cada uno de ellos se puede separar claramente el uno del otro o en realidad tienen algunas superposiciones?

LO: Después de revisiones continuas de mi investigación, estoy de acuerdo en que se cruzan, de hecho, considero que esta superposición es importante porque me permite diferenciar un concepto del otro. Cada concepto abarca un significado específico en una narrativa particular. Intentaré explicarlo, por ejemplo, la semiótica relaciona directamente los símbolos como un lenguaje reconocido de elementos (arquitectónicos o no) en relación con experiencias o recuerdos íntimos y convencionales. En el caso de la Gestalt, permite reconocer las “formas” como significado para entornos ontológicos, lo que marca una clara diferencia con el anterior. Cada concepto difiere del otro, pero todos interactúan o se interconectan con uno u otro. El estudio aún está en curso.


MW: Para estudiar las relaciones entre el cerebro humano y el entorno construido, existen diferentes niveles de análisis: gen, molécula, neurona, circuito, sistema y comportamiento. ¿Qué niveles crees que debería cubrir el estudio de neuroarquitectura? LO:Christoph Metzger, define la neuroarquitectura como "la ciencia que combina los aspectos de la investigación neurocientífica con elementos arquitectónicos diseñados para generar estimulación sensorial en las personas. La buena arquitectura aborda un espectro multisensorial". Sin embargo, creo que el concepto de neuroarquitectura sigue siendo ambiguo. La combinación de las dos palabras pueden confundir a algún público, y el daño que ha hecho el neuromarketing tan publicitario ha desviado sus intenciones formales. Debemos simplificarlo entendiendo que cualquier solución arquitectónica debe pasar por una investigación científica basada en ciencias cognitivas como la psicología y la neurociencia. debemos diferenciar la neurociencia biológica que investiga a nivel cerebral celular y químico de la cognitiva, por lo que hay que diferenciar las ciencias naturales de las cognitivas, y por supuesto, revisando el concepto de "neuro" arquitectura que busca soluciones a través de la ciencia. diseños informados. En este sentido, Creo que toda la arquitectura debe estar respaldada por las ciencias cognitivas. En mi caso, dedico gran parte de mi tiempo a la práctica basándome en la investigación de la percepción de los espacios, y últimamente en la industria de la gastronomía y el diseño, por ejemplo, qué pasa a la hora de tomar decisiones sobre el espacio y cómo comemos. Estoy explorando los efectos del entorno construido, la percepción y el comportamiento humano, así como la estimulación sensorial de la arquitectura al comer. Creo que la diferencia entre psicología y neurociencia (ambas cognitivas) radica sobre todo en los objetivos de cada una y cuál es su interés particular. Para la psicología, todo se relaciona con la cognición y el comportamiento humanos, y creo que la neurociencia cognitiva se preocupa profundamente por el cerebro y la estimulación. Ambos se relacionan estrechamente, pero por lo que puedo ver, la neurociencia cognitiva busca datos científicos que luego puedan respaldar al otro. En otras palabras, creo que la psicología establece observaciones y preguntas, mientras que la neurociencia busca datos científicos y respuestas a nivel químico del cerebro que luego se traducen en conducta.

MW: ¿Cuáles serían las métricas clave para el sistema? ¿Cómo pueden saber los arquitectos si aplican con éxito el sistema para lograr un mejor resultado? LO: No estoy muy seguro de tener una respuesta clara a eso todavía, pero puedo ver que podría ser posible en un futuro cercano. Lo que realmente creo es que nosotros, como arquitectos, tenemos la enorme responsabilidad de llamar a los clientes y hacer un seguimiento de cada diseño que creamos. En este sentido, creo que deberíamos seguir trabajando en las soluciones de diseño que creamos a corto y largo plazo. En mi caso, siempre hago llamadas telefónicas a mis clientes después de que terminamos un proyecto, llamamos al menos una vez al mes durante los primeros seis meses. Visito personalmente cada restaurante, oficina, casa (he dormido y he pasado fines de semana en casas que diseñé) o instituciones. Camino como usuario y diseñador, trato de obtener comentarios de todos los usuarios que puedo entrevistar. Quizás porque mi consulta no es demasiado grande puedo hacerlo, pero animo a traer todos los problemas, preguntas y anécdotas que la gente tenga dentro de nuestros diseños. A veces las cosas no son tan agradables como pensamos, pero estas son las señales más importantes para mejorar lo que estamos haciendo. La forma en que medimos implica comprender el programa de diseño frente a las actividades planificadas, la comodidad (todos los sentidos) y la funcionalidad. Como dije, nuestros proyectos son muy específicos, y en el caso de los restaurantes nos enfocamos también en las ventas, en la opinión de las personas e incluso en las calificaciones de internet. Sé que es un poco subjetivo, pero esta información nos permite aportar detalles sobre los temas de preferencia y comodidad, que al final se pueden traducir en experiencia de diseño.


MW: Como arquitecto experimentado, ¿podría darnos su opinión sobre cómo hacer que más arquitectos se den cuenta de la "neuroarquitectura" y practiquen el "diseño basado en la ciencia"?

LO: En mi caso ha sido un poco difícil hablar sobre el tema, la mayoría de los arquitectos educados en escuelas tradicionales no están claramente informados sobre qué es este concepto de diseño basado en la ciencia. Aunque algunos compañeros tienen una práctica interesante y quizás hayan trabajado intuitivamente, algunos todavía están lejos de entender este nuevo diálogo. La Academia de Arquitectura tradicional aún no conecta las ciencias biológicas, pero poco a poco más y más arquitectos e instituciones van abriendo un nuevo diálogo. Me invitaron a participar con ANFA en un grupo de educadores que están tratando de compartir experiencias y trabajos sobre estos temas, y por supuesto nuevos Programas de Maestría en Ciencias Cognitivas y Arquitectura alrededor del mundo.


MW: ¿Cuál fue la razón que le hizo empezar a explorar este campo? ¿Hay alguna historia? LO: De hecho, hay una historia, cuando estudiaba arquitectura, mi programa universitario estaba centrado mas en la construcción y menos en la teoría. Entonces, al principio, quería estudiar una maestría centrada en teoría e historia. Luego encontré el programa MDes del Harvard GSD y me inscribí en la concentración de Diseño y Medio Ambiente, lo que me gustó de este programa fue que no había estudio de diseño sino un enfoque de investigación. Mientras estaba en el GSD conocí a Paola Antonelli (curadora del MoMA Nueva York), y tuve la enorme oportunidad de ser su asistente en la materia The State of Design, y me inspiró profundamente. En ese momento Paola se encontraba trabajando en la exposición sobre Diseño y Mente Elástica, que me dejó alucinado. Vi el potencial del diseño y cómo puede cambiar la mente, los hábitos y las interacciones de las personas, relacioné todo con la arquitectura y pronto comencé a pensar en el diseño como una forma de evocar narrativas lingüisticas, experiencias y recuerdos. Entonces comencé a investigar por mi parte sobre el cerebro y la psicología cognitiva. Me mudé a México y comencé a trabajar en mi práctica y a buscar ensayos y escritos sobre el tema, también sobre neuromarketing y experiencia en diseño. También haber trabajado para David Rockwell en Nueva York me abrió la mente a una perspectiva diferente de la arquitectura y el diseño de interiores. El diseño de interiores es una herramienta tan poderosa y pocos arquitectos la entienden. En la escuela aprendimos sobre el edificio y la ciudad, los contextos urbanos y la gran escala, pero poco entendemos la escala íntima y la alegría de traer recuerdos y narrativas con el diseño de interiores a "pequeña" escala. Por eso me centro en el interior y el exterior dando el equilibrio exacto, entendiendo siempre ambas escalas, lo que sentimos y experimentamos en una u otra, y con todo el espectro de los sentidos, no solo la vista, que es principalmente lo que aprendemos en la escuela. La escala es tan poderosa y solo entendiendo lo íntimo es que podemos entendernos a nosotros mismos y al entorno construido y, por supuesto, sus efectos. Por eso me apasionan tanto las ciencias cognitivas, las emociones y el cerebro humano.


Mengfei Wang es arquitecta y estudia un Master in Design Studies en Harvard University Graduate School of Design. Su siguiente paso es el Doctorado e Investigación de las Ciencias Cognitivas y Arquitectura. Cambridge Mass, Noviembre 2020.

28 vistas

2019® DESIGN BELLY & BRAIN.  ALL RIGHTS RESERVED